ES EN
Acceso agencias
 
Camino de Santiago Reservas

En construcción, perdonen las molestias...

Rutas
Destacados

Albergue San Rafael

Albergue San Rafael Albergues

ver más »

Hostales y Pensiones

Hostales y Pensiones Hoteles

ver más »

Hoteles con encanto

Hoteles con encanto Hoteles

ver más »

Reservar Albergues

Reservar Albergues Albergues

ver más »
 

CF13 - San Juan de Ortega - Burgos - 27,6 km

 

Etapas

 

Desde este lugar de peregrinación, también se abren diferentes posibilidades para llegar a Burgos:

Por Santovenia de Oca, hasta llegar a la confluencia con el camino que entra por Gamonal, pasando por Zalduendo, Ibeas de Juarros, San Medel, Castañares, Villayuda y Capiscol. (Tratado en la misma página con letra cursiva)

Por Olmos de Atapuerca, hasta llegar a Rubena y Villafría. (Tratado en la misma página con letra cursiva) 

Esta ruta, después de Olmos, no se utiliza. No se encuentra señalizada y además discurre en su mayor parte por el andén de la carretera Nacional I, desaconsejándola por su inseguridad y por no estar contemplada como Patrimonio de la Humanidad.

Por Atapuerca, hasta llegar a Burgos bien por Capiscol o Villafría. 

La Asociación Burgalesa de Amigos del Camino, debido a la infraestructura de alojamientos existentes y a un coeficiente de seguridad vial superior, aconseja, sobre todo para los peregrinos a pie, la última opción, ya que permite un descanso lógico en una banda kilométrica aceptable y totalmente coherente. Incluso si los albergues anteriores están al completo, en la localidad de Olmos de Atapuerca se localiza un buen albergue para peregrinos.

VARIANTE A

El camino es de nueva construcción; no es aconsejable para los peregrinos que van andando, incluso para ciclistas "curtidos" en montaña diríamos que tampoco. Kilómetros de senda paralela a la Nacional 120 y con varios cruces a derecha e izquierda, no dejarán grandes imágenes en las retinas de los peregrinos. No obstante, para los que lo utilicen, es conveniente aclarar que su recorrido es fácil y mayoritariamente plano.

Los que se decanten por esta opción atravesarán los siguientes pueblos:

Zalduendo

Actualmente, de cara al Camino de Santiago pocas cosas reseñables podemos indicar de este pueblo. Se trata de una pequeña y tranquila población que no dispone de infraestructura de acogida. Pese a estar cercana a Burgos, no se ha encontrado inmersa en la vorágine de construcciones "dormitorio" que en la mayoría de los casos han cercenado el concepto de pueblo, manteniendo el aspecto de tiempos pasados.

Ibeas de Juarros

Ibeas es una población, que al amparo de los yacimientos de Atapuerca, y ser junto con el pueblo que da nombre al campo de investigación, lugares de partida para las visitas, ha comenzado a adquirir una gran importancia. Un museo dedicado a los hallazgos prehistóricos y cuna del buen yantar son sus principales características.

En el orden de cosas que nos afectan, Ibeas adquirió gran importancia por el desaparecido monasterio de San Cristóbal, que fundado en el año 922 por los Condes de Castilla, fue atendido por los monjes benedictinos.

San Medel

La senda paralela a la carretera no penetra en el pueblo, pero no por ello debemos olvidar que San Medel es Camino de Santiago.

Sobre el pueblo también destaca su iglesia parroquial, y entre las tallas de relevancia, el peregrino que lo desee podrá admirar una bella imagen de Nuestra Señora de las Viñas.

Desde Ibeas hasta la entrada a la ciudad de Burgos, el nuevo camino se ve alterado por levantamientos, cruces, desniveles, etc., con lo que, sobre todo el ciclista, tendrá que llevar más atención y cuidado.

Por sus inmediaciones, todavía se pueden ver restos de la antigua calzada denominada "Camino Real", que en muchos casos coincide con la propia senda.

Varios restos recuerdan también su pasado jacobeo. Próxima a San Medel, existía una población de nombre "Villaváscones", dependiente del Monasterio de San Pedro Cardeña. En la Edad Media se hacía referencia a ella como Camino de Santiago.

En sus proximidades, también se localizaba la ermita del Arco o del Hospital, en clara alusión a su pertenencia al Hospital del Rey.

Las siguientes poblaciones hasta llegar a Burgos, se verán reflejadas después de la localidad de Orbaneja Riopico, en la variante "C", opción "1".

 

VARIANTE B

Ya decíamos que esta opción, a fecha de hoy, es la menos atractiva para el peregrino y no se utiliza en absoluto. Debido a su pasado jacobeo y a los recientes estudios realizados por investigadores e historiadores, hacemos alusión a la misma en esta página.

Olmos de atapuerca

Desde Atapuerca hasta Olmos, será la carretera la que sirva de camino. La exenta y gran iglesia servirá de guía. De frente a su fachada sur se localiza el coqueto albergue para peregrinos

Rubena

Saliendo de la población de Olmos de Atapuerca, por detrás del templo, se abre un camino cómodo que conducirá hasta una desmesurada gravera que hace más difícil el tránsito, y que desemboca en plena N-1, con un arcén peligroso y duro. En Rubena, el pórtico de una antigua instalación de acogida al peregrino con un discordante escudo al frente, recuerda que tuvo sin duda un pasado jacobeo más floreciente que el actual.

Si, pese a nuestras sugerencias, decide guiar sus pasos por este incómodo vial, la propia carretera le llevará hasta Villafría.

 

VARIANTE C

 

Sin duda se trata de la mejor opción.

 

Casi 4 kilómetros separan las localidades de San Juan de Ortega y Agés. Se abandona la primera localidad dejando a la espalda una gran cruz. El peregrino se adentrará en un bello bosque de robles. Algún paso "canadiense" denotará que nos encontramos en una zona eminentemente ganadera. La antigua trinchera del ferrocarril que comunicaba Burgos con la Sierra de la Demanda se hará patente. Una hermosa pradera salpicada por algunos notables ejemplares de roble desembocará en la localidad de Agés.

 

Agés

 

Agés mantiene todavía el encanto de los antiguos pueblos jacobeos, con edificios de entramados de madera y enfoscados con la típica argamasa como exponente de la arquitectura tradicional. Una gran fuente le reconfortará en épocas de calor.

Su templo data del siglo XVI. Según la tradición, en este templo se enterraron en el año 1054, los restos de rey García de Navarra que perdió la vida en la célebre batalla de Atapuerca.

A la salida de la población, se localiza un airoso puente que salva el río Vena. Su construcción está atribuida al propio San Juan de Ortega.

Desde este punto, casi dos kilómetros de una carretera poco transitada lo llevará hasta la siguiente población, en la que nuestros ancestros, al abrigo de sus oquedades, encontraron su forma de vida. Aunque el tráfico es menor, la recomendación es que se mantengan siempre las normas de seguridad en la circulación.

 

Atapuerca

"Vienen luego... "Altaporca...". (Aymeric).

Atapuerca posee por partida doble el título de "Patrimonio de la Humanidad", uno por sus yacimientos prehistóricos de fama mundial, y otro, por ser Camino de Santiago.

Esta localidad, que se alza sobre una zona pantanosa, fue escenario de una conocida batalla entre el rey de Castilla-León y el de Navarra. Un menhir a su entrada conocido como "el fin del rey", evoca la lucha entre los dos hermanos que concluyó con la muerte del rey García de Navarra y la supremacía de Fernando I. En juego estaban las tierras de Oca y las de la comarca de La Bureba. Todos los años, en las postrimerías del mes de Agosto, se rememora la citada batalla, con gran participación por parte del vecindario y de público asistente.

Sobre todo el caserío, destaca en un alto su templo parroquial dedicado a San Martín, una de las advocaciones más propias de las iglesias del Camino de Santiago.

Para quien se pueda permitir más tiempo que el dedicado estrictamente al Camino y a la peregrinación, tiene la posibilidad de visitar las cuevas, conocer mediante un aula de interpretación los yacimientos, costumbres y vicisitudes de los antiguos moradores de la sierra; para ello también pueden visitar "Paleorama", un parque temático dedicado a estos menesteres.

Comienzan seguramente las etapas más conflictivas en señalización. 

Se abandona la población por un camino ascendente claramente marcado y visible. En un punto determinado, la propia senda se bifurca, siendo válidos ambos caminos para llegar a Burgos. Debido a la existencia de un campo de maniobras militares, esta Asociación, por seguridad, decidió incidir por el de la derecha. 

El paso por estos campos, debido a los intereses puntuales de hosteleros de la zona, puede verse alterado. Lo mejor es seguir las indicaciones de las flechas amarillas aunque pueden estar manipuladas. El paso opcional y no obligado con el fin de descansar y tomar un refresco en las bien atendidas localidades de Villalval, Cardeñuela y Orbaneja llevarán al atribulado y confuso peregrino a un vetusto acuartelamiento. Se trata del antiguo recinto de Orbaneja Riopico. 

El Camino nuevamente se divide en dos ramales:

El que entra por las localidades de Castañares, Villayuda y Capiscol. (A la izquierda)

El que avanza por Villafría y Gamonal. (De frente) 

Ambas sendas están catalogadas como "Patrimonio de la Humanidad".

Opción 1:

Justo en el antiguo acuartelamiento, a la izquierda, sale un camino que bordeando los límites del Aeropuerto de Burgos, por un camino incomprensiblemente abandonado, lleva hasta la localidad de Castañares, donde la senda paralela a la carretera nacional 120, lo aproximará hasta el barrio burgalés de Villayuda, también conocido como La Ventilla y de allí al Capiscol donde, en un trazado sumamente urbano, entronca en la Glorieta de Logroño con el Camino que viene de Gamonal.

 

Castañares

Pocos vestigios jacobeos conserva esta población. Para los ciclistas, conviene aclarar que su paso es estrecho, con lo que la precaución deberá ser una constante.

 

Villayuda

Su pasado jacobeo no alberga ninguna duda. Tiene historia ancestral para sentirse orgullosa de su origen. Según los Diplomas de Cardeña, ya se tenían noticias de Villayuda en el año 931. En 1155 se aseguraba de esta Villa: "circa caminum que uadit ad Sanctum Iacobun", es decir, que se encontraba en el Camino que iba a la tumba del Santo Santiago.

Villayuda surgió con los primeros balbuceos peregrinos, y que hasta avanzados los años del siglo XII fue paso inexcusable de la gente que se dirigía al Finis-Terrae. Pero hay una determinante palpable que relaciona esta población con las peregrinaciones y el Camino de Santiago: fue el desaparecido hospital de San Lázaro. Lo conformaba una pequeña casa con capacidad para ocho camas. Hay noticias de su funcionamiento hasta el año 1.728.

 

Capiscol

En clara referencia al "Caput Scholae" de la catedral, este populoso barrio fue antaño el lugar donde se encontraban las rutas que provenían de San Juan de Ortega: la que arribaba por Zalduendo y la que provenía del "Camino de Bayona". A día de hoy, tan sólo unas ruinas del antiguo hospital para peregrinos recuerdan su pasado jacobeo. El inexorable crecimiento de la ciudad anticipa al peregrino la dificultad que encontrará hasta llegar a la calle de las Calzadas.

 

Opción 2:

Desde el mismo punto del antiguo acuartelamiento de Orbaneja, el peregrino que así lo desee puede encaminar sus pasos hasta la población de Villafría, a través de una estrecha carretera poco transitada, que discurre paralela a la caja de la vía férrea.

 

Villafría

Pocas cosas podemos decir de esta localidad salvo que suele ser el lugar que eligen algunos peregrinos para tomar el autobús urbano, y así ahorrarse los kilómetros correspondientes de asfalto hasta llegar al centro de la ciudad.

Tampoco podemos engañarlo, si las entradas a las ciudades son duras, la de la ciudad de Burgos es compleja. Desde que el peregrino ha divisado el primer letrero que anuncia la ciudad hasta que llegue al centro y a las inmediaciones de su catedral, tendrá que caminar, al menos, los nueve kilómetros de duro asfalto, acompañado del tránsito de los numerosos turismos y camiones que circulan por la Nacional I.

El Camino es así: bosques, veredas, cañadas, puentes y también asfalto y tráfico. Lo que es incomprensible en una peregrinación es realizarlo tipo "menú especialidades", saltando lo accesorio que revista dificultad. El Camino de Santiago está así estructurado y recuperado, y nadie ha dicho que sea un camino de rosas. Nuestra recomendación sería: Caminar o pedalear estos cuatro kilómetros de asfalto hasta llegar a Gamonal; la recompensa será enriquecedora. Después de visitar su templo -lugar histórico en el que se postraban todos los peregrinos que en otras épocas llegaban por Ibeas y Capiscol- y colindante al mismo, podrá admirar un magnífico crucero de gran sabor jacobeo. Posteriormente llegue hasta la calle de las Calzadas, y perciba el sabor medieval de un casco antiguo maravilloso. Esto se lo pierden los que utilizan el autobús.

 

Gamonal

Este dinámico y popular barrio periférico burgalés le dará la bienvenida. Destaca su aludido templo gótico del siglo XIII, muy bien conservado, dedicado a Santa María la Real y Antigua. A pocos metros de su entrada se localiza un impresionante crucero jacobeo con un Cristo Crucificado y una Virgen al reverso. A media altura se puede ver un bella imagen de Santiago peregrino. Su emplazamiento actual no es el original.

La calle Vitoria servirá para adentrar al peregrino en la Glorieta de Logroño, justo en la fachada derecha del edificio de Telefónica sale el camino que lo conducirá hasta la calle de las Calzadas, así denominada por ser punto de encuentro de la ruta que venía por Bayona y que se unía al Camino Francés. A partir de este punto, será el casco histórico el que recorrerá el peregrino. Nuevamente las torres de la catedral serán faro indicador.

 

Burgos

"Burgis es una ciudad de España bajo la soberanía del rey de Castilla. En la ciudad hay una bonita catedral...". A. Von Harff".

Fue el Conde Diego Rodríguez Porcelos quien fundó y repobló esta ciudad en el año 884. Burgos como ciudad estratégica y enclave de caminos, tuvo y mantiene una intensa actividad comercial e industrial. Su nombre se debe a las fortalezas que existieron o a los numerosos "burgos" o gremios de artesanos y oficios que se localizaban en la ciudad. El traslado de la Sede Episcopal de Oca a Burgos en 1.075, sirvió para que su desarrollo fuera total. Al fundarse el reino de Castilla en el año 1035, Burgos pasa a convertirse en la capital más importante de los reinos cristianos de España, siendo conocida como la "Caput Castellae".

No sólo el Camino de Santiago dio a la ciudad un protagonismo indiscutible; las rutas al mar, el comercio de la lana y algunos factores más fueron determinantes para su desarrollo.

Hablar del Burgos monumental nos llevaría demasiadas páginas, y lo mejor es que el peregrino compruebe por sí mismo la cantidad de buen arte y bello patrimonio que conserva la ciudad. Incluso volviendo posteriormente de manera más pausada para comprobarlo "in situ". También la variada gastronomía, los buenos profesionales de la restauración y la afabilidad de sus gentes, lo dejarán buen recuerdo. La ciudad mantiene una red de alojamientos variable: desde modestas pensiones a hoteles lujosos, pasando por hostales perfectamente atendidos.

En un recorrido monumental podíamos comenzar por el Monasterio de San Pedro Cardeña, de amplios recuerdos cidianos. La Cartuja de Miraflores posee un espléndido sepulcro que guarda los restos de Juan II e Isabel de Portugal, padres de Isabel la Católica. De indudable sentir jacobeo es su esplendoroso retablo, dos figuras de Santiago adornan su repertorio escultórico, una de ellas, sea posiblemente de las más bellas de toda la iconografía Jacobea. En la otra, que se encuentra en la Última Cena, nuestro Santo Patrón también aparece tocado con sombrero y vieira jacobea.

Podíamos hablar de las numerosas y bellas iglesias que existen en la ciudad, de grandiosos arcos y puertas de entrada, de su castillo..., pero tan solo describiremos los edificios insignes que jalonan la ruta histórica.

Una vez pasada la calle de las Calzadas, el peregrino se adentrará en una bella plaza. La imagen ecuestre del fundador de la ciudad la preside. La primera iglesia con que se topará será la de San Lesmes. La desaparecida iglesia de San Juan Evangelista, pasó a convertirse en lo que hoy es, un gran templo gótico, dedicado a Adelmus, un clérigo francés, nacido en Loudum, que decidió quedarse en estas tierras para atender a cuantos peregrinos que en camino hacia Santiago, pasaban por este enclave.

Existió un monasterio y un hospital para peregrinos, del que quedan restos de su fachada en lo que hoy es Casa de Cultura. Éste fue fundado por el rey Alfonso VI en el año 1074, y fue atendido por el propio monje cluniacense Adelhelm, que llegó de la "Chaise Dieu" a instancias de la reina Constanza. A él se atribuyen la desecación de zonas pantanosas, del encauzamiento de los ríos y de su distribución urbana.

En el año 1968, se procedió al traslado de sus restos en la propia iglesia, y se abrió el sepulcro, comprobando que estaban completos. En la actualidad, el túmulo preside la nave del templo. En sus paredes, se puede ver una imagen de Santiago con hábito peregrino.

Unas magníficas puertas de bronce de impresionante ejecución, con escenas de la vida del Santo y sobre todo una cartela en la que se ve a San Lesmes atendiendo al peregrino, le recordarán la existente en el Hospital del Rey.

El día 30 de Enero se celebra su festividad, ejerciendo la "ofrenda del Cirio" el regidor de la ciudad. Danzas, bailes y la distribución de los panecillos del Santo, completan la fiesta de éste santo que es patrón de la ciudad.

El cruce del río Vena por el puente de "Las Viudas" y el arco de San Juan, darán paso definitivo a la calle del mismo nombre. Numerosos edificios blasonados rememorarán su pasado de noble abolengo. Una vez pasada la Plaza de Alonso Martínez y la calle de Avellanos, si lo desea, podrá visitar la iglesia de San Gil, una de las más bellas de la ciudad, que posee espléndidos retablos tardo-góticos y renacentistas. Curiosamente alberga un crucificado recientemente restaurado que también se denomina Cristo de Burgos.

La calle de Fernán González, le dará paso a los barrios altos de la ciudad, en ellos, podrá visitar el Museo del Retablo ubicado en la impresionante iglesia gótica de San Esteban, donde se encuentra el magnífico cristo de marfil que aseguran acompañó como acólito a San Juan de Ortega en alguna de sus celebraciones litúrgicas.

Se habla de hasta 36 instalaciones de acogida las que tuvo Burgos en épocas de máximo esplendor jacobeo. Hoy, al igual que en siglos pasados, Burgos quiere recuperar su afamado pasado histórico, levantando un nuevo albergue de peregrinos que se localizará en las inmediaciones de la Catedral, en plena calle-camino, en un edificio declarado Bien de Interés Cultural; su nombre: Casa del Cubo.

Hablar en profundidad de la catedral de Burgos, sería extensísimo. Libros, publicaciones, artículos, congresos y actuaciones, una vez descritas podían colapsar la red. Simplemente apuntaremos unos pequeños retazos de su historia para facilitar su comprensión.

Desde el mes de Agosto, la visita al templo se efectúa mediante pago. Una acción que "a priori" puede resultar decepcionante, en muchos casos servirá para poder admirar al completo esta maravillosa catedral (capillas, museo, sacristía.). Para el peregrino, previa presentación de su credencial, el importe a pagar será de 1 euro, cantidad sin duda casi simbólica.

La Santa Iglesia Catedral Basílica Metropolitana de Burgos, se erigió dedicada a la persona de Santa María. Esta obra se inició en el año 1221. El Obispo D. Mauricio recibió el encargo real por parte de Fernando III el Santo de hacer una catedral acorde a una boda real, y el obispo recorrió y visitó las grandes catedrales de Europa para tener modelo. Los grandes artistas de la época trabajaron en la misma con tal primor, que tiene otorgado el título de Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO. Aunque en una macro construcción de estas características no se puede afirmar nunca que está conclusa, y, aún entendiendo que sin duda se trata de una catedral gótica, sí podemos decir que las obras duraron trescientos siglos, con lo cual la mezcla de estilos arquitectónicos gótico, renacentista y barroco es una constante. Fue consagrada al culto en al año 1260.

No nos engañemos; estamos hablando de uno de los monumentos más valiosos de la arquitectura y el arte español. Hoy, pese a algunas voces discordantes, se muestra espectacular: limpia, atendida, iluminada, restaurada..., podíamos afirmar que ha recuperado todo su esplendor.

Del exterior destacan, además de su entrada principal, las puertas del Sarmental, Pellejería y Coronería. Al occidente sus dos impresionantes torres rematadas por las agujas de filigranas y calados inéditos. Esculturas, canecillos, arbotantes, chapiteles, cimborrios, escudos... , todos estos elementos contribuyen a magnificar su esplendor.

Posee girola, para que deambularan los peregrinos, y numerosas capillas a sus costados.

Desde la capilla de los Condestables de Castilla, obra de Simón de Colonia, considerada por su belleza y dimensiones como una catedral dentro de la catedral, hasta su increíble cimborrio, todo contribuye a que este recinto de culto impacte en el visitante.

Su "Escalera Dorada" es de belleza sin igual, solución empleada para salvar el desnivel existente entre los barrios altos y bajos. El rosetón del Sarmental, es la vidriera de mayor riqueza, pulcramente recuperada del polvo y las agresiones climáticas para disfrute del visitante.

De hondo fervor es la capilla dedicada al Cristo de Burgos, cuya leyenda afirma que se trata de un Jesús Crucificado aparecido en el mar, y que la tradición apostilla que le crecen el pelo y las uñas, es de gran sabor jacobeo, y de parada, visita y oración obligadas desde tiempos pasados. Esta imagen del siglo XIV, con motivo de la desamortización de Mendizábal en el año 1835, pasó del convento de los Agustinos al templo catedralicio.

Respecto a la imaginería e iconografía jacobea, e independientemente de la numerosa existente en su museo, destaca la capilla de Santiago- hoy convertida en museo- que ocupa lugar preferente en la girola. Con una rejería reseñable, rematada con una figura de Santiago ecuestre, da paso a un retablo en la que la figura de nuestro Santo Patrón adquiere gran protagonismo. En la sillería del coro se puede apreciar la representación de la aparición de la Virgen a Santiago en el célebre pilar. La recién restaurada capilla de Santa Tecla, también guarda una imagen de nuestro Santo. Otra imagen se encuentra junto al resto de Apóstoles en la puerta de Pellejería, al mismo pie de la sirga jacobea.

Como curiosidades, afirmar que justo debajo del cimborrio se encuentra el sepulcro del Cid, y en lo alto de la fachada norte, en el interior de la nave mayor, la figura simpática de un personaje de reloj articulado que abre la boca a cada campanada, y que se le conoce popularmente como "Papamoscas".

Cerca, el Arco de Santa María recuerda las contiendas Comuneras. Este arco homenaje ejecutado por Francisco de Colonia, está dedicado al emperador Carlos I, vencedor de la contienda de la Guerra de la Comunidades de Castilla. Burgos, que tomó al principio claro partido en favor de los Comuneros, tras la derrota, ofrece este desagravio al rey. Presidido por Santa Maria la Mayor- patrona de la ciudad-y el Ángel Custodio con las llaves, aparecen las imágenes de las figuras más relevantes de la ciudad: el propio emperador, Rodrigo Díaz "El Cid", Diego Porcelos, el primer conde independiente de Castilla: Fernán González, y los dos primeros jueces de Castilla: Nuño Rasura y Laín Calvo completan su decoración. Pese a hacerse referencia al arco en el Poema del Mío Cid, su aspecto diferiría mucho con su aspecto actual.

Muy próxima al templo catedralicio se encuentra la iglesia de Santa Águeda y Santiago, lugar donde la tradición coloca el célebre juramento real por parte de "El Cid", en el sentido de que Alfonso VI no había "tenido arte ni parte en la muerte de su hermano" Don Sancho, y que supuso el posterior destierro de la figura cidiana.

El peregrino no puede dejar de visitar la aledaña iglesia de San Nicolás, con un retablo pétreo único y maravilloso de principios del S.XVI. El templo está dedicado a este santo tan íntimamente ligado al Camino de Santiago. En el costado derecho del altar, aparece una imagen de Santiago en actitud de "Matamoros".

Como caminante, abandonará la ciudad por la misma calle de Fernán González donde el Solar del Cid y el Arco de San Martín, antaño puerta de entrada de los peregrinos a la ciudad, hoy le servirán de salida. Hasta no hace tantos años, existía una construcción aneja a la puerta mudéjar, denominada la "Casa del Verdugo", que previamente a servir de morada al encargado de tan tenebrosos menesteres, se utilizó como hospedería para los peregrinos. En la parte sur del lienzo de la muralla , se levanta el torreón de Doña Lambra, el elemento defensivo más antiguo de la misma. Unas escaleras descendentes nos adentrarán en la Calle Emperador, así llamada porque allí existió un emblemático hospital para peregrinos.

Este hospital lo fundó el Rey Alfonso VI, en 1085 para "substentatione peregrinorum", y se mantuvo con "el portazgo de toda la leña y carbón que entrase en la ciudad, concretamente el jueves". Alfonso VII, con el incremento de peregrinos, en 1157 ratificó e hizo suyos los fueros otorgados y por ello firmó un documento titulado "Burgensi Hospitali".

En tiempos del rey Alfonso VIII, cuando creó el mejor dotado de todos los hospitales de peregrinos, al bautizarlo con el nombre de "Hospital del Rey", los vecinos del barrio de San Pedro, para no ser menos, comenzaron a denominar al suyo como del "Emperador".

El templo de San Pedro de la Fuente lo irá adentrando en los barrios de extra-muros, hasta llevarlo al "Puente de Malatos", así denominado porque en sus inmediaciones existió un antiguo lazareto para afectados por la lepra.

Desde el centro de la ciudad, habrá avanzado hasta llegar al parque de "El Parral", casi dos kilómetros de casco urbano. Puede parecer un fuerte tributo a pagar hasta encontrar una atención, una buena ducha y sin duda un mejor lecho, pero por el contrario, lo recibirá un paraje tranquilo en un bello entorno natural y un hospitalero voluntario, circunstancias que propiciarán su merecido descanso.

Muy cerca al albergue, se encuentra el Real Monasterio de las Huelgas, sin discusión, uno de los edificios más interesantes de la ciudad, tanto por su variedad de estilos arquitectónicos como por ser panteón de reyes, entre los que se encuentra el que alberga los restos de su fundador.

Se creó a instancias del rey Alfonso VIII en 1187, para albergar a religiosas de estirpe real y noble bajo la regla del Císter. De sus abadesas se afirma que tenían enorme poder, tanto jurídico como militar. Como dato curioso y relacionado con el Camino, manifestar que en su interior hay una imagen articulada de Santiago Apóstol, que servía para nombrar caballeros a los reyes.

Posiblemente, si decide quedarse en "El Parral", cuando de mañana abandone la ciudad, dedicará unos momentos a deambular por el Hospital de Rey, fundado por Alfonso VIII: "... en su arranque se encuentra el hospital, de tales proporciones que parece él solo otra ciudad, de forma que no creo que haya otro comparable en España. Puede albergar a dos mil personas e imparten a los peregrinos gran caridad y les dan un trato muy bueno en la comida y en la dormida... Hospédale del Rey". Doménico Laffi.

Previamente a esto, y nada más abandonar la finca, de frente, se topará con una hornacina en la que figura la imagen de un peregrino. A los pies de esta imagen, una sencilla inscripción: "Ermita de San Amaro Peregrino".

San Amaro "... considerado francés de nacimiento y burgalés de adopción...", parece ser que llegó a Burgos en el siglo XIII, cuando las peregrinaciones a Santiago estaban en su máximo esplendor. "... Fue hombre de altísima oración y penitencia. Su caridad y sus milagros lo hicieron ser tenido, ya durante su vida, por el santo popular de la ciudad...".

Alonso de Venero (1488-1545), relata en su libro "Historia de Burgos" que según la tradición: "... se presenta como un romero francés que, a su vuelta de Compostela, se queda en el hospital para dedicar su vida el servicio de los enfermos...", también afirma que "en el Hospital del Rey se honraba por bienaventurado un romero que llaman San Amaro".

Este santo, venerado en la ciudad, es el máximo exponente de la acogida peregrina. Un hombre que dedicó su vida a facilitar el paso de los peregrinos que se dirigían a Santiago, perfectamente debería ser el patrono del colectivo de hospitaleros voluntarios. Un pequeño cementerio de peregrinos completa el lugar.

El conjunto hospitalario del Hospital del Rey, hoy convertido en Universidad, destila sabor peregrino por doquier. Todavía en una inscripción de una fachada del recinto, se puede leer: "Ihs. Beatus qui intelligit super egenum et pauperem: in die mala liverabit. eum. Xrs" (Dichoso el que cuida del pobre y desvalido: en el día aciago lo pondrá a salvo Cristo)".

No puede perderse admirar en la Puerta de Romeros, bajo una enorme vieira, la figura de Santiago. En su patio, las puertas de la iglesia, atribuidas a Juan de Valmaseda son obra cumbre del renacimiento español, en las que se muestran imágenes de peregrinos hacia Compostela: una madre va amamantando a su hijo a la vez que camina. Están representados todos los tipos de peregrinos: calzados, descalzos, con buenas ropas, con harapos... . La figura de Santiago en hábito peregrino es singular.

Antes de abandonar el recinto y la ciudad, admire su patio pleno de vestigios jacobeos: arcos, bordones, vieiras... etc. . Una inscripción: "Lux et honor Hispaniae" le recordará por qué se encuentra en camino.

En este hospital, considerado el mejor de la historia en todo el trazado jacobeo, por orden real se alimentaba a cada peregrino diariamente con medio kilogramo de pan, un litro de vino, potaje v trescientos gramos de carne, incluso se les facilitaba calzado. Hubo años en que se repartieron hasta 70.000 raciones.


 

 

Fuentes de información externas de esta ruta y webs recomendadas:

Federación Española de Asociaciones del Camino de Santiago

Guía muy útil: Camino de Santiago. National Geographic

Asociación Amigos del Camino de Santiago de Burgos

 

Para poder descargar una ruta en formato PDF usted debe estar registrado, este es un proceso muy sencillo y gratuito, además disfrutará de otras ventajas.

 
 
CF13 - San Juan de Ortega - Burgos - 27,6 km
CF13 - San Juan de Ortega - Burgos - 27,6 km
CF13 - San Juan de Ortega - Burgos - 27,6 km
 
CF13 - San Juan de Ortega - Burgos - 27,6 km
CF13 - San Juan de Ortega - Burgos - 27,6 km
CF13 - San Juan de Ortega - Burgos - 27,6 km
 
CF13 - San Juan de Ortega - Burgos - 27,6 km
CF13 - San Juan de Ortega - Burgos - 27,6 km
 
Camino de Santiago Reservas
 
 
 
 
 
Diseño web SGM